06.08.09

Un respiro para los medios

por Larry Correo electrónico  409 palabras

Parece ser que la amplia reacción de estupor, tanto nacional como internacional, ante la amenaza de aprobación de la totalitaria ley contra delitos mediáticos y la complicada situación de relaciones públicas en la que se encuentra el gobierno, a causa del escándalo de los lanzacohetes antitanques de las FARC (proporcionados, según el gobierno colombiano, por altos personeros en el gobierno de Hugo Chávez), han hecho retroceder a los enemigos de la libertad de expresión y de prensa. Según reporta El Nacional, desde Miraflores han ordenado el engavetamiento del nefasto proyecto de ley de delitos medáticos.

Sin embargo, esto no es más que un respiro para los medios de comunicación. Una retirada táctica, mientras se esperan mejores tiempos para proceder a decapitar lo poco de libertad de prensa que queda en Venezuela.

Por otro lado, desde el gobierno probablemente han determinado que quizás esta draconiana ley no haga falta. Después de todo, Diosdado Cabello, quien para muchos es el segundo al mando de la revolución después de Hugo Chávez, acaba de mandar a cerrar 34 emisoras de radio y con ello está demostrando que las amenazas del gobierno socialista no son en vano.

¿Para qué encarcelar a periodistas disidentes, con la consecuente mala imagen que tal acción generaría, cuando se tiene una espada de damocles pendiendo de un delgado cabello sobre la cabeza de los concesionarios radioeléctricos? Ahora los dueños de los medios saben que por cualquier excusa administrativa, su concesión puede ser cancelada inmediatamente a discreción de Diosdado. La esperanza del gobierno es que el instinto de conservación de aquellos empiece a manifestarse más intensamente y de esta forma se callen las voces más recalcitrantes de la oposición.

En cualquier caso, lo que debemos tener muy claro siempre en esta discusión es que la batalla por el espectro radioeléctrico venezolano no es entre paladines de la libertad y totalitarios dictadores, sino entre una casta que mantiene privilegios oligopólicos y otra casta que desea obtener un privilegios monopólicos sobre las ondas hertzianas, con la cual lograr la anunciada hegemonía comunicacional.

La tercera opción, correcta desde el punto de vista económico y la única moralmente defendible por justa, es precisamente la opción que usted nunca verá mencionada en esta discusión ni en los medios del gobierno, ni en los medios de la oposición: privatizar completamente el espectro y resolver toda esta conflictividad de una vez por todas. Es lo que llamé en Octubre de 2004 Una solución liberal al "problema" de los medios.

Dirección para referencias de este mensaje

URL para Referencias (pinche con el botón derecho y copie la dirección del enlace)

Todavía no hay reacciones

blog soft

The Venezuelan Libertarian

Contenido

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Valid XHTML 1.0!